Skip to main content

Pruebas de Glucosa

Pruebas de Glucosa

¿Cuándo debo medir la glucosa?

La decisión de cuándo medir la glucosa debe venir de su médico, que decidirá con base en el plan de tratamiento esencialmente. Por lo general, los expertos en diabetes recomiendan que las mediciones se realicen antes de dos horas después de las comidas, antes de acostarse y, ocasionalmente, a eso de las tres o cuatro de la mañana.

Para las personas que hacen el tratamiento no farmacológico, dicho de otro modo, que tratan la diabetes solo con dieta y ejercicios, se recomienda medir la glucosa una vez al día o algunas veces por semana. Además, las personas con tratamientos farmacológicos centrados en la insulina pueden necesitar de tres a cuatro mediciones al día.

Hay situaciones especiales en que la frecuencia de la medición debe ser mayor, por ejemplo, al modificar el régimen terapéutico, añadiendo, suspendiendo o modificando la dosificación de un fármaco. Otros ejemplos son cuando la persona se enferma o está muy estresada, puesto que son contextos en los que los niveles de glucosa en la sangre se elevan, al principio del tratamiento o durante los períodos en que la diabetes está descompensada. Por otro lado, si la glucosa es estable durante un período, su médico puede autorizar que las mediciones sean espaciadas.

Tratamiento Número de mediciones al día
Múltiples aplicaciones de insulina al día 3, 4 o más
Pacientes no controlados que reciben medicación oral o una aplicación de insulina al día 2 o más
Pacientes controlados que reciben medicación oral o una aplicación de insulina al día 1 o más
Tratamiento no farmacológico 1 o menos
Cambio de tratamiento 3 o más

¿Qué debo hacer con los resultados?

Su médico le solicitará que lleve una libreta de registro, donde podrá apuntar todas las mediciones realizadas. En ella, le conviene llevar el registro de información como la fecha y hora a las que hizo la medición, la dosis de los fármacos, el registro de lo que haya comido y cuántas actividades realiza durante el día. Además, debe haber un cuadro abierto para el registro de todas las notas adicionales relacionadas con la enfermedad o el tratamiento. En este cuadro, se pueden escribir comentarios como "me dolió la cabeza", "tuve mareos" o, simplemente, "hoy me he sentido bien" o "hoy me he sentido mal".

Todos estos datos pueden ser útiles a su médico a la hora de analizar su libreta y tomar decisiones al respecto. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la libreta no sirve solo para el médico. Le ayudará también a descubrir patrones y relaciones entre sus actividades y los niveles de glucosa, para que pueda identificar el porqué de los aumentos o las reducciones y ajustar la dosis de los fármacos de acuerdo con estos niveles.

Por último, no entre en pánico si la medición está fuera del rango normal, ya que muchas pueden ser las razones que provocan dicha situación. Sin embargo, si muchas mediciones quedan fuera del límite permitido, es necesario que revise cuidadosamente su libreta para determinar las posibles causas y decidir, junto con el médico, las acciones a seguir y los cambios que se deben realizar.