Skip to main content

Acondicionamiento Físico y Diabetes

Acondicionamiento Físico y Diabetes

El ejercicio debe ser agradable y no forzado. Algunos prefieren el deporte, mientras que otros prefieren sentarse tranquilos con los libros, la televisión o el computador. Debemos ajustar el tratamiento con insulina de acuerdo con los hábitos de la persona y no lo opuesto.

Todos deben ser incentivados a realizar alguna forma de actividad física regular, incluso siendo solo andar en bicicleta al trabajo o escuela, y, las personas con diabetes no son la excepción a esa recomendación. Los ejercicios regulares pueden ayudar a reducir los factores de riesgo cardiovascular (sobrepeso, hipertensión, alto grado de lípidos en la sangre) en adultos y adolescentes con diabetes de tipo 1.

En contrapartida, la falta de ejercicio físico y actividad muscular en algunos adolescentes, parece contribuir a un aumento de la resistencia a la insulina, una tendencia para tener exceso de peso y un deterioro del control glicémico. Cuando los músculos están trabajando, el almacenamiento de glucosa (glucógeno muscular, cerca de 400g en una persona adulta) se utiliza en primer lugar. Solamente tras esto es que la glucosa en el hígado y los ácidos grasos (que separan productos de la grasa) se utilizan como combustible.

Durante el ejercicio, los músculos consumen más glucosa, lo que resulta en una reducción en el nivel glucémico, sin aumentar la cantidad de insulina necesaria. Tras el ejercicio, la musculatura tendrá un aumento en la sensibilidad de insulina por 1 a 2 días, aumentando el riesgo de hipoglucemia. Esto significa que ejercitarse de 3 a 4 veces por semana resultará en un aumento de la sensibilidad de insulina, que puede empezar de 4 a 6 horas después del ejercicio, o en la noche si usted hizo algún ejercicio por la tarde. Con eso, el total de la dosis de insulina puede probablemente ser menor.